Con un aumento de $750 millones en comparación con el presupuesto actual, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, dio a conocer su primer plan de trabajo económico para el próximo año fiscal ayer durante su mensaje sobre la situación del estado del país.


Entre los planes anunciados por el gobernador, se vislumbra una disminución de .5 % al impuesto sobre la venta y uso (IVU) a partir del 1ro de diciembre de este año, lo que colocaría el impuesto en 6.5 % adicional al total de la venta. Para compensar esta disminución, el gobernador indicó que eliminará ciertas exenciones de este impuesto, y, a pesar de que no precisó cuáles, destacó que ninguna de las medidas que se tomarán afectarán al consumidor promedio.


De igual manera, indicó que los días sin IVU durante el back to school se moverían a dos días antes del inicio de clases en agosto y dos días antes del retorno escolar en enero, mientras que los libros y las libretas estarán exentas durante todo el año.


Asimismo, durante su mensaje, García Padilla anunció un aumento de entre $70 a $160 mensuales al sueldo de los empleados públicos, al igual que un aumento en los salarios de los policías. Estos aumentos se llevarían a cabo entre el 1ro de julio y el 1ro de febrero de 2014.


“En cuanto a aumentos de salarios, la Policía no está sola. Ante circunstancias menos difíciles, antes despedían a 30 mil empleados públicos y les congelaban los aumentos a los trabajadores. Para nosotros el trabajo es sagrado; no vamos a despedir a nadie”, dijo.


Informó, además, que la Policía recibirá a partir del 1ro de julio un aumento en su presupuesto de $150 millones y la adquisición de 3 helicópteros valorados en $38 millones.


No obstante, aclaró que “el presupuesto incluye importantes medidas de austeridad, incluyendo reducciones en la contratación de servicios, nómina de confianza y empleados adicionales”.


En otro temas, García Padilla mencionó que, para el próximo año, espera consolidar un impacto no precisado para las personas que ganan más de $200 mil por cuenta propia y para los que compran casas por valor de un $1 millón o más.