Un pequeño niño brasileño de apenas 3 años de edad le explica a su madre los motivos por los que no quiere comer carne.

El sencillo argumento del menor es que a los animales hay que cuidarlos, no comerlos; ya que a él le gusta que los animales sean felices y que no mueran.