Una investigación está en curso en Serbia luego de que el primer ministro, Ivica Dacic, fuera objeto de una broma televisiva en la que una entrevistadora cruzó sus piernas para que el político se diera cuenta de que no llevaba ropa interior.

Dacic acudió al programa para lo que creía iba a ser una entrevista política, que se convirtió en una broma cuando apareció la exmodelo de 36 años con un ajustado vestido.

El programa, realizado por un pequeño equipo de producción independiente que usualmente trata de avergonzar a las celebridades locales, fue ampliamente criticado tanto por las autoridades como por los periodistas.