Querer vivir de vender arte podría sonar inusual para muchos. Sin embargo, cuando el medio que se escoge para exhibir las piezas es rodante, la historia se pone aún menos creíble. Pero no para Alexis Figueroa, quien desde hace un año y medio se lanzó a la calle —literalmente— con su iniciativa empresarial Trailer Park Project.

Este proyecto, explica el joven natural de Guaynabo, llega en respuesta a los altos costos que conlleva establecer una galería en un local, junto con la necesidad de fomentar que nuevos coleccionistas de arte en Puerto Rico vean las producciones locales más de cerca.

“En Puerto Rico, hay galerías, pero muchos de los coleccionistas no van porque quizás son más avanzados en edad o, como la cosa está mala, no les gusta salir a ningún lugar por miedo a que los asalten. Además, hay muchos artistas y pocos espacios de exhibición. Y me dije: ‘Bueno, si ellos no vienen a las galerías, vamos nosotros a donde ellos’”, dice Figueroa.

Al momento, esta galería rodante ha logrado presentar 18 exhibiciones individuales y varias colectivas. No obstante, Figueroa aclara que, “aunque a la gente le tripea mucho porque es algo diferente y que no esperan ver arte tan cerca en sus calles, es un concepto que no es nuevo en la Isla”.

“Hay mucha gente que no lo sabe, pero este concepto es algo que adoptamos del museo rodante que existía en Puerto Rico para la década de 1950, bajo el Instituto de Cultura. No es un concepto que yo me inventé, es algo retomado”, comenta.

Pero ¿cómo es la dinámica en 2013? Figueroa explica que selecciona a los artistas tomando en consideración el talento, el currículum y los méritos de cada uno de estos. Les detalla el concepto del proyecto, les exige que las obras que serán expuestas a la venta no deben costar más de $500, y que Trailer Park Project recibiría una comisión de cada venta, pues no les cobra por utilizar la galería móvil.

Sin embargo, no todo es negocio en este viaje. Por el contrario, Figueroa comenta que una de las cosas que más le agrada de su empresa es poder acercar el arte y la cultura a barrios que quizás no están acostumbrados a estas experiencias.

“A veces hago cosas con las que no gano, pero es mucha la satisfacción de hacer eventos, actividades culturales y llevar el trailer a las comunidades gratis”, concluye.

Cita

“Hay mucha necesidad de educar a la gente porque en las escuelas no enseñan el arte de Puerto Rico”.